Make your own free website on Tripod.com
EL DESCANSO
Génesis 2: 1-33
 

Exodo capitulo 20: 8-11

Acuerdate del día sábado para santificarlo. Seis días trabajaras, y haras toda tu obra; mas el séptimo día es sábado para Jehová tu Dios; no hagas en el obra alguna, tu, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que esta dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposo en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de sábado y lo santifico.
 

Conducción del niño, pág. 103-104.

Cuán difundido esta el hábito de convertir el día en noche y a la noche en dia?. Muchos jóvenes duermen profundamente en la mañana, cuando deberian levantarse con los primeros pájaros que cantan al amanecer, y estar activos cuando toda la naturaleza está despierta.
 

Testimonies, tomo I págs. 569- 570

Muchisimos sueños se originan en las cosas comunes del diario vivir, en las cuales el Espiritu de Dios no interviene. Hay también falsos sueños, que son inspirados por el espiritu de Satanas. Pero los sueños están clasificados en la Palabra de Dios en la misma categoria que las visiones y son tanto los frutos del espíritu que profesa como las visiones. Tales sueños, tomando en consideración las personas que los reciben como también las circunstancias bajo las cuales ocurren, contienen su propia evidencia de autenticidad.
 

Testimonies, tomo 2. pág. 529

Aquellos que están siempre ocupados, y realizan alegremente sus labores diarias, son las personas más felices y saludables. El descanso y la tranquilidad de la noche proporcionan a sus cuerpos cansados un sueño ininterrumpido.
 

La Educación pág. 205.

No se deberia pasar por alto la importancia de la regularidad de las horas para comer y dormir, puesto que la obra de reparar el cuerpo se efectua durante las horas de descanso, es esencial, especialmente para los jóvenes, que el sueño sea metódico y abundante.
 

Consejos Sobre la Salud, pág. 102.

Madres, si ustedes desean que los pensamientos de sus ojos (niños) sean puros, dejen que el ambiente que los rodea sea limpio. Permitan que sus recámaras se mantengan escrupulosamente ordenadas y limpias. Enséñeles a cuidar su ropa. Cada niño debiera tener un lugar propio donde guardar su ropa. Pocos padres son tan pobres que no pueden proveer una caja grande para este fin, que puede condicionarse con gavetas y cubrirse atractivamente.
 

El Ministerio de Curación, pág. 251.

El consumo continuo de estos excitantes de los nervios provoca dolor de cabeza, insomnio, palpitaciones del corazón, indigestión, temblores y otros muchos males; porque esos excitantes consumen las fuerzas vitales. Los nervios cansados necesitan reposo y tranquilidad en vez de estimulo y recargo de trabajo. La naturaleza necesita tiempo para recuperar las agotadas energias. Cuando sus fuerzas son aguijoneadas por el uso de estimulantes uno puede realizar mayor tarea; pero cuando el organismo queda debilitado por aquel uso constante se hace mas dificil despertarlas energías hasta el punto deseado. Es cada vez mas dificil dominar la demanda de estimulantes hasta que la voluntad queda vencida y parece que no hay poder para negarse a satisfacer un deseo tan ardiente y antinatural.
 

Testimonies, tomo I pág. 514.

Me fue mostrado que los guardadores del sábado como pueblo, trabajan demasiado duro sin pemmitirse a si mismos un cambio ni períodos de descanso. La recreación es necesaria para aquellos que se ocupan de labores fisicas y aún más necesaria para aquellos cuyo trabajo principal es con la mente. El mantener la mente trabajando constante e incesantemente aun en asuntos religiosos no es esencial para nuestra salvación, ni para la gloria de Dios. Existen diversiones como el baile, el juego de cartas, el ajedrez, el juego de damas,etc. que no podemos aprobar porque el Cielo los condena. Estas diversiones abren la puerta a la iniquidad. Su tendencia no es beneficiosa sino que tienen una influencia excitante la cual produce en algunas mentes una pasión por aquellas obras teatrales que conducen al juego y a la disipación. Todas esas representaciones deberían ser condenadas por los cristianos, y se deben sustituir por algo que sea completamente inofensivo.
 

My Life Today, pág 358

Ciertamente hay y siempre habrá ocupaciones en el cielo. Toda la familia de los redimidos no vivirá en un estado de soñolienta inactividad. Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. En el cielo, la actividad no será fatigosa y pesada; será descansada. Toda la familia de los redimidos hallará su deleite en servir a Aquel de quien son propiedad, por creación y redención. Para el cansado y trabajado, para aquellos que han peleado la buena batalIa de la fe, este será un glorioso descanso; porque la juventud y el vigor de la inmortalidad seran suyos, y no tendrán que luchar más contra el pecado y Satanas.
 

Joyas de los Testimonios, tomo I págs. 288- 289.

Nadie debe sentirse libre para pasar el tiempo santificado de una manera que no sea provochosa. Desagrada a Dios que los observadores del sábado duermen durante gran parte del sábado. Deshonran a su Creador al hacerlo. Por su ejemplo dicen que los seis días son demasiado preciosos para que ellos los pasen descansando. Deben ganar dinero, aunque sea privandose del sueño que necesitan, y lo recuperan durmiendo durante el tiempo santo. Luego se disculpan diciendo: "El sábado, fue dado como día de reposo. No me privaré del descanso para asistir a la reunión; porque necesito descansar. "Los tales hacen uso erróneo del día santificado. En este día deben interesar especialmente a sus familias en la observancia del mismo, y congregarse en la casa de oración con los pocos o con los muchos que asistan, según sea el caso. Deben dedicar su tiempo y sus energías a los ejercicios espiritual es, para que la influencia divina que descansa sobre el sábado los acompañe durante la semana. De todos los días de la semana, ninguno es tan favorable paralos pensamientos y sentimientos de devoción como el sábado.
 

Consejos sobre la Salud, págs 117- 118.

Muchos se permiten la satisfacción del pernicioso deseo de comer justo antes de irse a la cama. Pueden haber ingerido sus alimentos regulares, pero porque experimentan una leve sensación de desfallecimiento piensan que deben tomar un bocadillo. La complacencia de estos deseos malsanos se convierte en un hábito y luego se siente que uno no puede ir a dormir sin comida. En muchos casos este aparento desfallecimiento es producido por los organos digestivos que han sido sobrecargados durante el día y que tratan de deshacerse de la gran cantidad de alimentos que ha sido depositado en ellos. Estos órganos necesitan un periodo de descanso total para recobrar sus energías perdidas. Nunca volver a comer antes que el estómago haya tenido la oportunidad de recuperarse después de haber digerido los alimentos.

Cuando nos acostamos en la noche, el estómago debiera haber terminado su trabajo de tal manera que, lo mismo que todos los órganos del cuerpo, pueda descansar. Pero si se le echa mas comida, los órganos digestivos se ponen en movimiento nuevamente y continuan funcionando durante las horas de la noche. Debido a esto el descanso se ve perturbado por pesadillas, y en la mañana la persona se siente fatigada. Cuando se continúa con estas prácticas, los órganos digestivos pierden su vigor natural y la persona sufre de digestion difícil. La transgresion de las leyes de la naturaleza no afecta unicamente al transgresor, sino también a otros. El transgresor manifieste impaciencia y se irrita fácilmente con cualquiera que no está de acuerdo con él. No puede actuar ni hablar con calma. Proyecta una sombra donde quiere que va. Así que cómo puede alguno decir: "Es negocio mío lo que yo como o beba"?.
 

La Educación, pág. 211.

Es una ley que el ejercicio mas benéfico para la juventud se halla en el empleo útil. El niñito halla diversion y desarrollo en el juego y sus deportes deberían ser de tal naturaleza que promuevan no solo su crecimiento físico, sino también el mental y espiritual. A medida que aumentan sus fuerzas y su inteligencia, hallará la mejor recreación en alguna rama de esfuerzo útil.
 

El Hogar Adventista, pág. 262.

Los niños necesitan cambiar de ocupacion más a menudo que los adultos y tener con más frecuencia intervalos de descanso; pero aun en edad temprana, pueden comenzar a aprender a trabajar, y serán felices al pensar que están siendo útiles. El sueño les será dulce despues de un trabajo saludable, y quedarán refrigerados para el siguiente día de trabajo.
 

Healthful Living, pág. 82.

La mayoría de las personas disfrutan de mejor salud el comer dos comidas al día en vez de tres, otras, bajo ciertas circunstancias en su vida, pueden requerir algo de comer a la hora de la cena; pero esta comida debe ser muy ligera. Que nadie piense que puede constituirse en la norma para todos, y que todo el mundo debe hacer exactamente lo que él hace.
 

La Educación. pág. 203.

Hay una distincion entre recreacion y diversión. La recreacion, cuando responde a su nombre, recreación, tiende a fortalecer y reparar. Apartándonos de nuestros cuidados y ocupaciones comunes. Provee refrigerio para la mente y el cuerpo y de ese modo nos permite volver con nuevo vigor al trabajo serio de la vida Por otra parte, se busca la diversion para experimentar placer y con frecuencia se la lleva al exceso; absorbe las energías requeridas para el trabajo útil y resulta de ese modo un obstáculo para el verdadero éxito de la vida.
 

Mensajes para los Jóvenes, pág. 362.

Es privilegio y deber de los cristianos tratar de refrescar sus espíritus y vigorizar sus cuerpos mediante la recreacion inocente, con el fin de usar sus facultades fisicas y mentales para la gloria de Dios. Nuestras recreaciones no deberian ser escenas de alegria insensata que caigan en lo absurdo. Podemos dirigirlas de modo tal que beneficien y eleven a aquellos con quienes nos relacionamos y nos habiliten mejor, lo mismo que a ellos, para cumplir con más éxito los deberes que nos corresponden coma cristianos.
 

Testimonies, tomo 4, p~g. 653.

Hay modos de recreación que son altamente beneficiosos para la mente y el cuerpo. Una mente que tenga discernimiento y juicio encontrará medios abundantes para recrearse y distraerse en fuentes que son no solo inocentes sino instructivas. La recreación al aire libre, la contemplacion de la obra de Dios en la naturaleza, sará del mayor baneficio.
 

Testimonios, tomo 1, págs. 514-515

Vi que nuestros dias festivos no debarian emplearse siguiendo, el patron del mundo, sin embargo, no deberían pasar inadvatidos porque esto provocará descontento en nuestros hijos. En esa dias, cuando existe el peligro de que nuestros niños sean expuestos a influencias malsanas, y sean corrompidos por Ios placeres y excitaciones del mundo, que los padres se esfuercen por organizar algo que sustituya las diversiones más peligrosas. Haced que vuestros niños comprendan que lo hacéis por su bienestar y felicidad. Que varias familias que vivan en la ciudad o pueblo se reúnan y pongan a un lado las ocupaciones que 1os han abrumado fisica y mentalmente, y organicen una excursión al campo a orillas de un lago apacible o una hermosa. arboleda donde la vista de la naturaleza sea atractiva.

Deberian proveerse de comida higiénica, de las mejores frutas y cereales, y extender su mesa bajo la sombra de algún árbol bajo la bóveda del cielo. El viaje, el ejercicio , y el paisaje despertará el apetito, y podrán disfrutar de una comida que los reyes envidiarian. En tales ocasiones, los padres y los niños deberian. sentirse libres de cuidados, trabajo y perplejidad. Los padres deberían actuar como niños con sus hijos, haciendo que todo sea tan agradeble para ellos como sea posible. Que todo el día se dedique a la recreación. El ejercicio al aire libre beneficiara la salud de aquellos cuya ocupación es sedentaria y se desarrolla en lugares cerrados. Todos los que puedan, deberian sentir el deber de seguir este consejo. No se perderá nada y se ganara mucho. Regresaran a sus ocupaciones con un nuevo entusiasmo y la energía para emprender sus labores con dinamismo, y estaran mejor preparados para resistir la enfermedad.