Make your own free website on Tripod.com
AIRE PURO
"Genesis 1: 7-8"

Testimonies, tome 1 pág. 701

El aire es la bendición gratuita del cielo, para electrizar todo el sistema. Sin éste el sistema se llenaria de enfermedad, se aletargaria y se volveria lánguido y débil.
 

Testimonies, tome 1, pág. 702

El aire, el aire, la preciosa bendición del cielo que todos pueden disfrutar, os benefficiará con su influencia vigorizante sino rehusáis recibirla. Dadle la bienvenida, cultivad el amor hacia él, y probará ser un maravilloso calmante de Los nervios. El aire debe estar en constante circulación para que mantenga su pureza. La influencia del aire puro y fresco promueve una circulación saludable de la sangre a través del sistema. Este refresca el cuerpo y tiende a fortalecerlo, mientras que al mismo tiempo su efecto beneficioso se refleja sobre la mente, impartiéndole cierto nivel de calma y serenidad. Despierta el apetito, efectúa la digestión de la comida en una forma mas perfecta e induce a un sueño profundo y reparador.

El Ministerio de Curación, pág. 206.

Para tener buena salud, debemos tener buena sangre, pues la sangre es la corriente de la vida. Repara los desgastes y nutre el cuerpo. Provista de Los elementos convenientes y purificada y vitalizada par el contacto con el aire puro, da vida vigor y vigoriza todas partes del organismo. Cuanto más perfecta sea la circulación, mejor cumplida quedará aquella función.

El Misterio de Curación, pág 206-107

Para tener buena sangre, debemos respirar bien. Las inspiraciones hondas y completes de aire puro, que llenan los pulmones de oxigeno, purican la sangre, le dan brillante coloración y la impulsan, como corriente de vida, por todas partes del cuerpo. La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace mas perfecta la digestión, y produce sueño sano y reparador.
 

La Educación, págs. 194-195

Siguen en importancia a la postura correcta la respiración y la culturea vocal. Es mas probable que respire correctamente aquel que se mantiene erguido cuando esta sentado o de pie. Pero el maestro deberia inculcar en los alumnos la importancia de la respiración profunda. Muéstrese cómo la acción sana de Los órganos respiratorios, que ayuda a la circulación de la sangre, vigoriza todo el organismo, excita el apetito, promueve la digesti ón, produce un sueño sano y dulce y de ese modo no sólo hace descansar el cuerpo, sino que calma y suaviza la mente. Al mismo tiempo que se muestra la importancia de la respiración profunda, deberia insistirse en que se la practique. Hágase ejercicios que la provoquen y al mismo fiempo tratese de formar el hábito.
 

El Ministerio de curación pág 225.

Cada prenda de indumentaria debe sentar holgadamente, sin entorpecer la circulación de la sangre ni la respiración libre, completa y natural. Todas las prendais han de estar lo bastante holgadas para que al levantar los brazos se levante tambien la ropa.
 

Testimonies, tomo 1, pág. 702

Los efectos producidos por vivir en habitaciones cerradas y mal ventiladas son los siguientes. El sistema se torna debil y enfermizo, la circulación es restringida, la sangre se mueve perezosamente a través del sistema porque no está purificada; ni estimulada por el vigorizante aire proveniente del cielo. La mente se deprime y se vuelve melancólica, mientras que todo el sistema se debilita: y está expuesto a la fiebre y a otras enfermedades agudas. Vuestra decisión de manteneros cuidadosamente alejados al aire libre y vuestro miedo a una buena ventilación os obligua a respirar el aire corrompido e insalubre que exhalan los pulmones de aquellos que se encuentran en esas habitaciones, el cual es venenoso e incapaz de sostener la vida.
 

El Ministerio de Curación, pág 282

El ambiente fisico de las ciudades es muchas veces un peligro para la salud. La exposición constante al contagio, el aire viciado, el agua impura, el alimento adulterado, las viviendas obscuras, malsanas, y atestadas de seres humanos, son algunos de Los muchos males conque se tropieza a cada paso.
 

El Ministerio de Curación, pag. 210

Cualquier forma de desaseo fomenta la enfermedad. Los gérmenes mortíferos abundan en los rincones obscuros y descuidados, en los desechos pútridos, en la humedad y el moho. No se toleren cerca de la casa los desperdicios de verduras ni los montones de hojas caidas que se pudren y vician el aire. No debe haber tampoco dentro de la casa cosas sucias o descompuestas. En ciudades consideradas completamente sanas, más de una epidemia de fiebre se debio a substancias putridas toleradas al rededor de la casa de algún propietario negligente.
 

El Ministerio de Curación, pág 207-208

Los pulmones eliminan continuamente impurezas, y necesitan una provisión constante de aire puro. El aire impuro no proporciona la cantidad necesaria de oxigeno, y entonces la sangre pasa por el cerebro y demás órganos sin haber sido vivificada. De ahi que resulte indispensable una ventilación completa. Vivir en aposentos cerrados y mal ventilados. donde el aire esta viciado, debilita el organismo entero, que se vuelve muy sensible al frio y enferma a la menor exposición al aire. La reclusión en las habitaciones es lo que toma pálidas y débiles a muchas mujeres. Respiran y vuelven a respirar el mismo aire viciado, hasta recargarlo de materias tóxicas expelidas por los pulmones y los poros, y las impurezas regresan asi a la sangre.
 

Consejos sobre la Salud, pág. 57

Los que no tienen una amplia circulación de aire en sus cuartos durante la noche, por lo general se levantan agotados y afiebrados, sin saber porqué. Era el aire, el aire vital, lo que su sistema reclamaba, sin poder obtener. Cuando una persona se levanta por la mañana, se beneficiaria mucho si tomara un baño de esponja, o tal vez una ducha de agua fresca. Este baño eliminaria las impurezas de la piel. Luego debieran quitarse una a una frazadas y las sábanas y ser expuestas al aire libre. Se debe abrir las ventanas, levantarse las cortinas, y permitir que el aire puro circule libremente por varias horas, o tal vez durante todo el dia. Por todos los cuartos de dormir. De esta manera la cama y su ropa se mantendrán aireadas y se eliminarán las impurezas del cuarto.
 

Consejos sobre la Salud, pág 56 -57

Algunas casas están llenas de mobiliarios costosos, que sirven más para gratificar el orgullo y recibir visitas que para la comodidad, la conveniencia y la salud de la familia. Los mejores cuartos se mantienen oscuros. No se permite la entrada de la luz del sol ni el aire puro por temor a que dañen el costoso mobiliario, o destiñan las alfombras, o arruinen los marcos de los cuadros. Asi corren el peligro de enfermarse a causa de la atmósfera encerrada que los rodea. Las salas y los dormitorios se mantienen cerrados por razones similares y los que se acuestan en esas camas que no se han expuesto a la luz ni al aire, corren el riesgo de menoscabar su salud y ponen en peligro su misma vida.
 

Consejos sobrela Salud pág. 57

Si es posible, se debe mantener una corriente de aire puro en el cuarto del enfermo dia y noche. Pero esta corriente debe llegarle directamente. Cuando hay una fiebre alta casi no hay peligro deque se resfrie el paciente. Sin embargo, se debe ser extremadamente cuidadoso cuando la enfermedad llega a su punto crucial y la fiebre comienza a bajar. Entonces se hace necesaria una vigilancia constante para mantener la vitalidad del cuerpo. El enfermo debe respirar aire puro y vigorizador. Si no se le puede proveer donde está, es menester cambiarlo de cuarto y de cama, mientras su cuarto y su cama se purifican por medio de la ventilación. Si para mantenerse bien los que estan sanos necesitan las bendiciones de la luz del sol. el aire puro y los hábitos de limpieza. Ias necesidades del enfermo son todavia mayores y proporcionales a su condición debilitada.
 

Consejos sobre la Salad, pág. 55.

Han muerto miles de personas que podrán haber mejorado, por falta de agua pura y aire puro. Y miles de inválidos, que son una carga para los demás, piensan que sus vidas dependen de las medicinas que les recetan los doctores. Se cuidan constantemente del aire fresco y hasta evitan el uso del agua. Sin embargo, necesitan de estas bendiciones para recuperarse. Si comprendieran que deben dejarlos medicamentos de lado, y acostumbrarse a hacer ejercicios al aire libre y mantener sus casas ventiladas tanto en verano como en invierno, y si usaran agua pura para beber y bañarse, podrian mantenerse comparativamente sanos y felices en lugar de arrastrar una existencia miserable.
 

Consejos sobre la Salad, pág 55

Muchos inválidos han sido confinados durante semanas y aun meses en habitaciones cerradas, sin poder gozar de la luz del sol ni del aire puro y vigorizador del cielo, como si éste fuera un enemigo mortal, cuando estos elementos eran justamente la medicina que necesitaban para mejorar... Estos remedios valiosos que el cielo ha provisto sin dinero y sin precio, fueron descartados y se los consideró no solamente como inservibles, sino como peligrosos enemigos, en tanto que se aceptaron ciertamente los venenos prescritos por los médicos.
 

Consejos sobre la Salud, págs. 55 - 56

Las enfermeras y sus ayudantes deben cuidar su propia salud, especialmente cuando atienden casos criticos de fiebres y enfermedades contagiosas. Nunca se debe obligar a una sola persona a pasar todo el tiempo en el cuarto del enfermo. Es mejor que dos o tres lo atiendan, pero que sean enfermeras cuidadosas y diligentes que se turnen en la atención del enfermo. Cada enfermo o asistente médico debe mantenerse sano y hacer ejercicio al aire libre lo más que pueda. Esto es muy importante para los que cuidan enfermos, especialmente cuando los familiares y amigos del paciente creen erradamente que es nocivo que el aire entre al cuarto, y por eso se niegan a permitir que se abran las puertas y ventanas. En casos tales se obliga tanto al paciente como a los enfermos a mantenerse respirando todo el dia un aire contaminado, debido a la ignorancia inexcusable de los amigos del paciente.
 

El Ministerio de Curación, págs. 202 - 203

Los médicos y los enfermos deben animar a sus pacientes a pasar mucho tiempo al aire libre, que es el único remedio que necesitan muchos enfermos. Tiene un poder admirable para curar las enfermedades causadas por la agitación y los excesos de la vida moderna, que debilita y aniquila las fuerzas del cuerpo, la mente y el alma. Para los enfermos cansados de la vida en la ciudad. del deslumbramiento de tantas luces y del ruido de las calles? ! Cuán grata será la calma y la libertad del campo! ! Con cuanto anhelo contemplaran las escenas de la naturaleza! ! Qué placer les daria sentarse al aire libre, gozar del sol.
 

Consejos sobre la Salud`d pág. 56

Muy a menudo las personas que cuidan a los enfermos ignoran las necesidades del sistema y la importancia que el aire libre desempeña en el mantenimiento de la salud; ademas, desconocen el daño que produce inhalar el aire impuro del cuarto del paciente. En tales casos sepone en peligro la vida del paciente y los que lo cuidan también estan propensos a enfermarse y perder la salud y tal vez la vida.
 

La Educación, pág 194

Entre las primeras cosas que se debera tratar de lograr, figura la postura correcta, tanto cuando se esta sentado como de pie. Dios hizo al hombre erguido y desea que posea no sólo beneficio fisico, sino mental y moral; la gracia, la dignidad. el aplomo. el valor y la confianza en si mismo que tiende a producir un porte erguido. Enseñe esto el maestro por precepto y por ejemplo. Muéstrese en qué consiste una postura erguida e insistase en que se mantenga.